Archivo mensual: agosto 2009

La fuerza de lo no vivido

A veces la fuerza de lo no vivido influye en nuestras vidas. Con “lo no vivido” me refiero a las vivencias que  no tuvimos, que hubiéramos querido tener y que de algún modo estuvimos cerca de experimentar. Como un proyecto no emprendido, un amor frustrado o un proceso migratorio que quedó en intenciones. Quizás estuvimos a una pulgada o a un segundo de lograrlo. Sabemos que lo no vivido nos hubiera llevado por senderos muy distintos y a veces sentimos nostalgia por esa vida alternativa. Incluso he llegado a imaginar que tengo una doble que vive en las antípodas esa otra vida que imaginé para mí.

Pero si dejamos de pensar en lo no vivido,  nos daremos cuenta que tenemos mucho por hacer. En el libro Complete. Done. Finished. The joy of doing, the freedom when done,  la especialista en coaching Martha Ringer  nos invita a hacer un lado la procastinación y llevar a cabo nuestros objetivos. Ella recomienda que:

  • Tomemos nota de lo que hemos decidido hacer y que nos comprometamos con ello. En la elección está la libertad.
  • Una buena forma de empezar es revisar nuestros  pendientes. Sin embargo, debemos declarar como realizadas las tareas que dejamos inconclusas y que no vamos a completar.
  • Lo más importante de este proceso es moverse, actuar, hacer y participar.
  • Si hacemos lo que decimos que haremos tendremos energía, claridad, enfoque y confianza en nosotros mismos y además ganaremos la confianza de los demás.
  • En general, es mejor disminuir la velocidad en lugar de acelerar. Esto colabora a experimentar la alegría de hacer las cosas.
  • Nos enfoquemos en hacer una cosa a la vez. Enfocarse es darse la oportunidad de estar presente en lo que más atención requiere.
  • Finalmente, nos recompensemos por los objetivos logrados.

goals2007

Intersticio

Según la RAE, el intersticio es la “hendidura o espacio, por lo común pequeño, que media entre dos cuerpos o entre dos partes de un mismo cuerpo”. La segunda acepción corresponde al “intervalo (espacio o distancia entre dos tiempos o dos lugares)”.

En una exposición de artes plásticas encontré lo siguiente: “El concepto de intersticio se propone en tanto experiencia de las alegorías materiales que la naturaleza propone a la cultura, atravesándola y apareciendo a veces misteriosamente en los lenguajes poéticos y estéticos como una interferencia o una mancha; otras veces violentándolo (una perforación, como cuando la luz quema un papel) o mimetizándose con él como cuando, aparentemente, todo está tranquilo”.

El concepto de intersticio me remite a  una fisura, a un espacio fronterizo, a un tiempo liminal. Por tanto, a un contexto de cambios. Un intersticio podría ser una sala de espera, el paréntesis en una relación, incluso un pensamiento escindido.

SalaDeEspera

Durmiente

 

Ana sí duerme.

Una fábrica decente

Una fábrica decente (largometraje producido en el 2004 en el Reino Unido, Francia, Dinamarca, Finlandia y Australia) aborda, desde las perspectivas de los empleados y empleadores, la problemática laboral en tiempos de globalización. De carácter documental,  involucra al espectador de principio a fin: después de verla uno se pregunta si no es mejor estar desempleado a trabajar en una fábrica china. 

La película dirigida por Thomas Balmès se inicia en Finlandia, país que ocupa el decimotercer  lugar en el ránking de las naciones que cuentan con la mejor calidad de vida (su vecino Noruega ostenta el primer lugar), cuna de Papá Noel (Joulupukki) y sede central de una de las compañías más grandes de celulares. Sin duda, Finlandia es una nación destacada por su gran innovación tecnológica. Allí, los directivos de la transnacional Nokia deciden llevar a cabo una “auditoría” en las fábricas de sus proveedores para corroborar que todo se lleva a cabo según los lineamientos que rigen a la empresa (cuyo staff incluye a especialistas en el campo de la responsabilidad social y los recursos humanos).  No solo está en juego el prestigio de una empresa que se precia de ser un buen empleador, sino también el rol de dar un buen ejemplo a los demás países industrializados (debemos recordar que los países nórdicos son reconocidos por respetar los derechos laborales, de la mujer y del inmigrante).

Hechas las coordinaciones del caso, Hanna Kaskinen (consejera de ética finlandesa) y Louise Jamison (consultora de ética inglesa) parten hacia la fábrica de Shenzhen (en la provincia de Guangdong, al sur de China, cerca a la frontera con Hong Kong). Al llegar a la fábrica, la amabilidad de los supervisores contrasta con la pasividad de las obreras (el 90% del personal de la fábrica está constituido por mujeres). De este modo, los supervisores chinos  empiezan su vía crucis. Las “auditoras” recorren las instalaciones donde encuentran productos químicos apilados junto al agua destinada para beber, baños que no están lo suficientemente limpios y lo más lamentable: dormitorios comunes donde viven hasta ocho muchachas, en malas condiciones. Asimismo, Hanna y Louise observan la necesidad de  contratar un fisioterapeuta que esté disponible para brindar sus servicios a las trabajadoras.

 

fábrica-decente

Le siguen la conversación con los ejecutivos quienes explican que ningún trabajador posee un contrato puesto que algunas cláusulas irían en contra de las leyes chinas e incluso podrían ir en contra de los empleadores. Ellos se preocupan básicamente de no actuar en contra de las leyes locales y de que la producción no disminuya. Sin embargo, la revelación más interesante es la conversación con las obreras. Si bien muchas de ellas hablan solo lo indispensable, una de las obreras describe la presión y violencia en el trabajo, y también denuncia la insuficiencia y mal estado de los alimentos.

Por un lado tenemos a los estándares internacionales con respecto al empleo que prohíben el trabajo forzado, la discriminación, la inclusión de niños y las actividades que riñan con la salud y la seguridad de los trabajadores. Asimismo, estas directrices fomentan horas de trabajo limitadas, una remuneración digna, libertad de asociación y la regulación de medidas disciplinarias. Por otro lado, encontramos que el trabajo en la fábrica de  Shenzhen atenta contra los derechos individuales de la persona: las empleadas carecen de seguro médico y plan de jubilación; tampoco tienen derecho a ser madres (puesto que son invitadas a abortar), estudiar o disfrutar de tiempo libre. La idea de que presenten un reclamo a sus superiores es inexistente. Y por si fuera poco, reciben un sueldo por debajo del salario mínimo vital, por lo que se ven obligadas a trabajar horas extras. Finalmente, ninguna opta por vivir fuera de la fábrica debido a que los costos de arriendo de habitación y alimentación les son descontados.

Entonces, observamos que hay una contradicción entre las políticas laborales de Nokia y las prácticas chinas con respecto al empleo. Por eso, a pesar de las recomendaciones y reportes de Hanna Kaskinen y Louise Jamison, es muy difícil lograr cambios estructurales. Y esto mismo sucede en otros países que sirven como proveedores o manufactureros de Nokia, como Brasil, Singapur, Taiwán o Marruecos. Al final de la película, Hanna decide renunciar a Nokia y retomar sus estudios de enfermería “para ayudar con sus propias manos a los ciudadanos del Tercer Mundo” y Louise decide continuar incansablemente con la consultoría ética, pero además incursiona como cantante en recitales benéficos.

En 79 minutos, Una fábrica decente refleja el proceso de deshumanización del hombre, la pesadilla donde ya no somos personas únicas sino un simple código. El reto de las nuevas generaciones no será solo mantener el equilibrio entre el trabajo y la vida extralaboral sino también influir, desde su rol de consumidores, en el respeto de los derechos individuales de los trabajadores de los países más vulnerables.