Tiempos interesantes

Antiguamente, los chinos solían decirle al enemigo: “Ojalá vivas tiempos interesantes”. Hoy este “deseo” se ha cumplido para casi todos nosotros, debido a que vivimos en un interesante mundo en que las adversidades están a la orden del día.

Se supone que los avances tecnológicos nos harían la vida más sencilla, pero la sobrepoblación, la competitividad, el acceso desigual a la salud y la educación y la falta de entendimiento entre las personas ha hecho que la vida sea menos llevadera. Recientes investigaciones señalan que en los años noventa una persona enfrentaba en promedio siete adversidades diarias, para el año 2000 habían ascendido a 22 adversidades y actualmente hacemos frente a 30 adversidades al día.

Antes de seguir reflexionando sobre este tema, habría que definir qué es la adversidad. Es aquello que no es favorable, que se opone a nuestros propósitos y que por tanto nos sitúa en una situación desgraciada y nos causa infortunio. Son el conjunto de dificultades, contrariedades y molestias que parecieran no permitirnos avanzar. Por ejemplo, en un solo día puedes resfriarte, discutir en casa, tener dificultades para resolver asuntos en tu trabajo, demorar en llegar a casa a causa de un choque y cuando crees que ese día fatal ya casi termina… te roban el celular. Esas son las adversidades cotidianas que enfrenta la persona posmoderna.

Creo que deberíamos reconocer nuestra propia vulnerabilidad frente a las dificultades diarias. Asimismo, percatarnos que ni todo el esfuerzo, previsión y buena voluntad nos asegurarán la estabilidad y certidumbre que ansiamos. Hecho esto, seremos capaces observar con más objetividad nuestras adversidades para darles el peso que se merecen. Finalmente, creo que es saludable recurrir a mecanismos de apoyo para hacer frente a lo adverso, tales como grupos de referencia, pasatiempos, actividades relajantes e incluso terapia psicológica.

No permitamos que estas adversidades diarias nos creen frustraciones que a mediano o largo plazo se conviertan en fracasos mundanos. Minimicémoslas y convirtámoslas en oportunidades para crecer y más adelante, quién sabe, tal vez podamos ayudar a quienes enfrenten un problema como el nuestro.

Esta canción va dedicada para los “héroes del día”: aquellos que cumplieron con la dieta y su hora de caminata a pesar de sus 30 adversidades diarias, para los internos que sacrificaron horas de sueño cuidando a los enfermos y para los miles de activistas que siguen luchando por lo que creen a pesar que el mundo pareciera estar en su contra.

 

Anuncios

2 Respuestas a “Tiempos interesantes

  1. Anita querida
    No se expresarme tan bien como tu y peleo con tu ex computadora, pero tengo que decirte que te felicito, todos tus artìculos son algo asi como un balsamo para el que los lee, llenos de compresiòn y con el estimulo y aliento que necesistamos cuando encaramos un problema.

    Me despido rapidito para poder seguir leyendo los otros.

    Muchos cariños
    Doris

  2. Los tiempos interesantes los tenemos todas y todos, no los podemos eludir ¿verdad?, creo que cuanto más los rehuyamos, más se acercan. Lo mejor como tú dices, hay que aceptar nuestra vulnerabilidad y dejar a un lado proteccionismos que sólo llevan a las frustraciones, lo mejor es considerarnos humanas y punto.
    Me animas a seguir apostando por lo que pienso y siento en mi servicio a los que me necesiten.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s