No temas

No temas (cuyo título original es Pas de panique) es una película que trata de fobias, libertad y giros en la vida. Ludovic (interpretado por Frédéric Diefenthal) tiene el candor y autodeterminación necesarios para dar vida al protagonista de la historia: un hombre de 32 años que trabaja como subgerente de Galerías Chambercy (una empresa familiar) y está comprometido sentimentalmente con Virginie. Aunque todo pareciera ir bien, él no se siente muy entusiasmado con su vida y el día que su padre Jacques anuncia que Ludovic será a partir de ahora subdirector (porque el próximo año él se jubilará y desea que su hijo le dé la posta en la empresa), sufre un desmayo.

Los análisis médicos señalan que no hay ningún problema físico, por lo que a Ludovic le recomiendan que vaya a un psicoterapeuta. Sin estar convencido, el protagonista acude a una cita con el Dr. Serge Demierre quien le diagnostica hipegiafobia: miedo a las responsabilidades. Le asegura que para sanarse debe someterse  a una terapia grupal conductivo-conductual. Demierre es muy claro en señalar las reglas: completar la terapia (20 sesiones, una vez por semana), asistir a todas las sesiones, no tomar alcohol ni medicamentos, obedecer las tareas encomendadas, no tener contacto personal con otros miembros del grupo y avisar al círculo familiar que está tratándose.

La terapia le da a Ludovic la oportunidad de conocerse más a sí mismo y con la ayuda de sus compañeros fóbicos Léon (con fobia al desorden), Margaux (que teme tocar y ser tocada) y Clémence (que no soporta la soledad), reconoce el dolor que le embarga cuando no puede afrontar sus responsabilidades. Asimismo, se vale de una serie de mentiras que le sirven de “atajo” para no enfrentar a su padre y a su novia, hasta que se hace inevitable que lo haga.

Según Denis Rabaglia, director de No temas, “las fobias son manifestaciones exageradas de nuestra inseguridad; la fijación obsesiva que nos permite canalizar las ansiedades más profundas”. Este film franco-suizo del 2006 refleja que el miedo puede ser un gran motivador pero que a través de la aceptación de nuestros problemas, es factible hallar soluciones. Al final Ludovic replantea su vocación (está más interesado en trabajar con niños) y entabla contacto personal con Margaux. Su vida ha dado un cambio de rumbo y lo mejor está por empezar.  

Pas-de-panique

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s