Unas cuantas convenciones

Todos llegamos a la adultez con una inmensa lista de convenciones que hemos acumulado poco a poco. Posiblemente uno de los objetivos que tienen las madres es enseñar gran parte de esas reglas a sus hijos para que se ajusten a cada situación, estén aptos para la vida en sociedad, pero que también los hacen más parametrados.

Revisando El otro dedo meñique. Nuevas sugerencias para deslumbrar en toda ocasión encuentro que si no me maquillo pareceré que estoy en borrador, solo deberé ir al trabajo con mi cartera o maletín (porque si llevo lonchera, bolsas y demás, pareceré un ekeko), pecaré de extravagante si tomo nota en clases con  lapicero de tinta verde y llevar al mercado bolsas de plástico que tengan publicidad atentará contra mi “garbo personal”. ¿Son estos consejos de Frieda Holler realmente imprescindibles?

Por supuesto hay otras convenciones que responden a la lógica y a estándares que tienen como objetivo lograr fluidez en todo tipo de procesos como las normas de tránsito o el formato APA para escribir un texto, pero creo que son más las convenciones que sobran.

La etiqueta social moderna apunta a que aprendamos a proyectar un estilo personal único, sin embargo creo que la tendencia es que cada vez seamos más parecidos, o para ser más exactos, creo que el status quo hace que las personas sean más fáciles de ser clasificadas en grupos predecibles en su comportamiento, estilo de vida y apariencia.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s