Panash

Tuve un jefe que le gustaba emplear la palabra panash para designar todo aquello que fuera elegante y lujoso. Si un auto, joya o destino turístico era lo suficientemente panash, era digno de ser incluido en la publicación que dirigía.

A reporteros, diseñadores y editores nos sonaba a fiesta, carnaval. Imaginábamos un gran corso con gente disfrazada cargando carteles que llevaran escrito ¡PANASH! Intrigados por conocer qué significaba exactamente, le preguntamos al feliz usuario de panash. Nos dijo que significaba elán. No satisfechos, buscamos en Internet y encontramos que la simpática palabrita incluía un espectro de características que iban de llamativo a con estilo pasando por exuberante.

Creo que El entierro de la sardina de Francisco de Goya encarna a la perfección lo que es panash. Esta pintura que me fascinaba mirar en el diccionario cuando era niña, tiene la vistosidad e ímpetu de la multitud que circula. Los madrileños animosos en pleno carnaval del siglo XIX, a pesar de la oscuridad (¿símbolo del caos?), se mueven con tanto estilo que dan ganas de decirles ¡panash!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s