Amor líquido (II)

Bauman también reflexiona en su obra sobre el “prójimo” y la vida en comunidad. Establece que aceptar “amar al prójimo” es el modo como nace la humanidad, y de donde se desprenden todas las normas de convivencia. Asimismo, dedica algunas reflexiones a la dignidad humana: el amor a uno mismo puede hacernos rechazar una vida indigna, la dignidad no se puede desligar de la humanidad (y está por encima de la supervivencia).
 
Pero esta persona contemporánea se enfrenta a un mundo que no favorece la confianza, densamente poblado (con guetos voluntarios e involuntarios), que tiene problemas globales (y algunas soluciones locales), y es ahí donde se evidencia lo que el autor llama la “unión desmantelada”: la desintegración de la vida comunitaria, que tiene su punto más alto en la mixofobia (la reacción negativa hacia la gran variedad de estilos de vida) que vuelve más aterradores a los extraños en la medida en que desaparece la interacción con ellos.  
 
Resulta muy difícil convivir pacíficamente si se toma en cuenta que “las personas tienden a tejer sus imágenes del mundo con el hilo de su experiencia” y las relaciones interpersonales son concebidas como convenientes o inconvenientes. Sin embargo, el autor asegura que tanto la mixofobia como la mixofilia coexisten en todas las ciudades, y apela a vivir feliz con la diferencia y a beneficiarse de toda la polifonía disponible.

Estos mapas ilustran cómo ven EE. UU., Francia y Bulgaria a Europa. Son parte del proyecto de estereotipos del diseñador gráfico Yanko Tsvetkov.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s