Soledad absoluta

La imagen que tengo de la soledad absoluta es la de Robert Panaud al final de la miniserie Le cri, recorriendo los escombros de la industria siderúrgica donde trabajó toda su vida. Una vez jubilado, recuerda las luchas de sus compañeros de trabajo y casi puede escuchar los gritos de los trabajadores que murieron ahí.

Hay soledad absoluta en quienes viven en el Cuarto Mundo en medio de hambre crónica y pobreza estructural. Aunque anónimos, con historias que muchas veces no se llegan a conocer, es muy probable que un grito suyo fuera mayor que el de varios.

Y esta soledad, que debe parecerse al frío extremo, también está en el discurso de Herta Müller  (Premio Nobel de Literatura 2009) que finaliza así: “Puede ser que, desde siempre, la pregunta por el pañuelo no se refiera en absoluto al pañuelo, sino a la extrema soledad del ser humano”.

Pero hay otra soledad, que se vive optimistamente, en un clima cálido por decirlo así. Tema de otro post.  

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s