Calores

Este ha sido el verano que menos calor he sentido. El verano ha tardado en llegar y en la oficina donde he empezado a trabajar hay aire acondicionado. Pero hay algo más: creo que con el paso del tiempo voy sintiendo menos calor.

He sentido el frío que causa la restricción calórica, el desamor, la presión baja a causa de un “cafecito milagroso” y el frío de unas manitos desabrigadas que se van entumeciendo aunque el resto del cuerpo está bien abrigadito.

Vendrán los bochornos de los cuarentaipocos, los veranos con Fenómeno del Niño y ojalá una apacible estancia en una tranquilísima playa lo más al sur posible. Entre mis planes (¿sueños?) siempre estará la idea de emigrar a Australia, ojalá a Perth, porque me parece lo máximo vivir en una ciudad donde los pájaros siempre canten, el sol siempre brille…y nada nunca muera.

Me gustaría también conocer las Cuevas de Naica , al norte de México (aunque por ahora solo pueden ingresar los espeleólogos). Me parece increíble el contraste entre la imagen fría de sus cristales de selenita y la sofocante temperatura real. Si de turismo extremo se trata, opto por las Cuevas de Naica en vez del Bosque de Piedras de Huallay. Si en Naica el calor me haría alucinar, imaginaría que soy un personaje de El vino del estío. En Huallay sentiría una bomba en la cabeza, un martillo golpea mi rótula izquierda y me hundiría en la desolación.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s