A cualquier lugar

Cada vez estoy más convencida que la policéntrica Lima tiene propiedades centrífugas. Sus habitantes desean escapar con cualquier pretexto, en cualquier momento (y a veces a cualquier precio) de ella. A una isla griega, al Brasil, a Berlín, al carnaval de Venecia… Yo escaparía con gusto a la Feria del Melocotón de Maella, en Zaragoza. Escaparíamos (casi) a cualquier lugar. El lugar será más atractivo mientras más se aproxime al concepto de terra incognita, si es para una huida fugaz. Deberá ser económicamente estable y éticamente sustentable, si lo elegimos para asentarnos.

Marc Augé afirma en Los no lugares. Espacios del anonimato que un lugar, desde el punto de vista antropológico, es un punto de encuentro, de cruce, de confluencia y negociación. Un lugar es donde pasa algo. Mientras que los no lugares son sitios para circular (y no quedarse) como los aeropuertos, vehículos de transporte y centros comerciales. Donde no sucede algo trascendente.

A veces me pregunto si Lima es para los limeños un gran no lugar, un “inmenso paréntesis” hecho para transitar pero no para habitar, carente de identidad, de memoria y de futuro.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s