Archivo de la etiqueta: autodeterminación

Fuerza de voluntad e incertidumbre

Despierto con el cuerpo de perro apaleado, el último mail que leí se me fue a los riñones, me duermo con el “cerebro de mono”. ¿Qué hacemos cuando la fuerza de voluntad, iniciativa y autodeterminación se enfrentan con el muro de la incertidumbre, inseguridad e inestabilidad?

Cientos de gitanos rumanos serán deportados de Francia. Rumania ha recortado sueldos, pensiones y becas. Es hora de leer a Herta Müller.

Anuncios

Yo no soy esa que tú te imaginas

A continuación transcribo un artículo que escribí para el Diario Oficial El Peruano (publicado el 27 de octubre del 2004):

El miércoles pasado tuvo lugar en el auditorio de la Alianza Francesa el conversatorio titulado Yo no soy esa que tú te imaginas, a cargo de la poeta y periodista Rocío Silva-Santisteban. Aquí se plantearon muchas ideas sobre cuál debiera ser el camino del feminismo en América Latina.

La ponente recordó la percepción que Freud tenía de la mujer, a quien denominó “el continente negro”, representando así a un territorio oscuro, opaco y siniestro, y, por todo ello, “inexplorable”. Sin embargo, la ponente manifestó que la mujer no es “inexplorable”, sino inexplorada. La mujer es negra y es bella (despojando a lo negro de su componente tétrico), aunque siempre sea la “otra”, por extraña y lejana a la cultura masculina.

Rocío plantea la innovadora idea de que la mujer es el paradigma epistemológico, porque, pee a que durante todo este tiempo las mujeres hemos tenido a padres, hermanos, esposos e hijos, para tutelarnos y “normalizarnos”, generamos nuevos conocimientos e impulsamos a que éstos se desarrollen. En contraposición a la realidad, pareciera que la mujer hubiese estado en silencio, mientras el hombre era la palabra, el camino y la vida.

De esta hipótesis se desprenden los siguientes aspectos:

  • La mujer no es una variante del modelo masculino.
  • No existe una sola cultura femenina.
  • La mujer es reproductora de la especie humana y, por tanto, requiere de mayor cuidado.

¿Cuál es el gran logro de las feministas? La creación de un discurso en que se hace hincapié que la mujer tiene más derechos en situaciones de desigualdad (como es el caso de la violencia doméstica). Este discurso se ha difundido en los nuevos espacios para la mujer, que emergieron, precisamente, de la lucha por la supervivencia y la batalla contra la pobreza, como por ejemplo en las escuelas para madres, los comités del Vaso de Leche, comedores populares, entre otros. No podemos dejar de tomar en cuenta a los espacios de reflexión conjunta dentro y fuera del ámbito universitario, de donde ha nacido el imaginario libertario de la mujer.

Silva-Santisteban exhorta a las mujeres a que san agente de su propio destino, que no requieran de la “tutela” de ningún hombre y que, por otro lado, no olviden valores femeninos, como la solidaridad, que se ponen de manifiesto a diario en las organizaciones de mujeres.

Las claves para el nuevo movimiento feminista latinoamericano serán entonces la autoconciencia, la autodeterminación y el “empoderamiento” (mayor ejercicio del poder).

No temas

No temas (cuyo título original es Pas de panique) es una película que trata de fobias, libertad y giros en la vida. Ludovic (interpretado por Frédéric Diefenthal) tiene el candor y autodeterminación necesarios para dar vida al protagonista de la historia: un hombre de 32 años que trabaja como subgerente de Galerías Chambercy (una empresa familiar) y está comprometido sentimentalmente con Virginie. Aunque todo pareciera ir bien, él no se siente muy entusiasmado con su vida y el día que su padre Jacques anuncia que Ludovic será a partir de ahora subdirector (porque el próximo año él se jubilará y desea que su hijo le dé la posta en la empresa), sufre un desmayo.

Los análisis médicos señalan que no hay ningún problema físico, por lo que a Ludovic le recomiendan que vaya a un psicoterapeuta. Sin estar convencido, el protagonista acude a una cita con el Dr. Serge Demierre quien le diagnostica hipegiafobia: miedo a las responsabilidades. Le asegura que para sanarse debe someterse  a una terapia grupal conductivo-conductual. Demierre es muy claro en señalar las reglas: completar la terapia (20 sesiones, una vez por semana), asistir a todas las sesiones, no tomar alcohol ni medicamentos, obedecer las tareas encomendadas, no tener contacto personal con otros miembros del grupo y avisar al círculo familiar que está tratándose.

La terapia le da a Ludovic la oportunidad de conocerse más a sí mismo y con la ayuda de sus compañeros fóbicos Léon (con fobia al desorden), Margaux (que teme tocar y ser tocada) y Clémence (que no soporta la soledad), reconoce el dolor que le embarga cuando no puede afrontar sus responsabilidades. Asimismo, se vale de una serie de mentiras que le sirven de “atajo” para no enfrentar a su padre y a su novia, hasta que se hace inevitable que lo haga.

Según Denis Rabaglia, director de No temas, “las fobias son manifestaciones exageradas de nuestra inseguridad; la fijación obsesiva que nos permite canalizar las ansiedades más profundas”. Este film franco-suizo del 2006 refleja que el miedo puede ser un gran motivador pero que a través de la aceptación de nuestros problemas, es factible hallar soluciones. Al final Ludovic replantea su vocación (está más interesado en trabajar con niños) y entabla contacto personal con Margaux. Su vida ha dado un cambio de rumbo y lo mejor está por empezar.  

Pas-de-panique