Archivo de la etiqueta: libros

Libros

book7

Mi encuentro placentero con los libros se dio unos meses antes de terminar la secundaria. Me topé por casualidad con Amantes y enemigos (de la española Rosa Montero) en la maletera del auto de mi mamá y lo leí con gusto. Era el primer libro que leía por mi propia iniciativa. Y desde entonces he leído desordenada y gustosamente libros que llegaron prestados, de segunda mano, recién lanzados al mercado e incluso fotocopiados. Me han acompañado en mis largas esperas y en mis cortos viajes, al empezar el día o antes de dormirme.

He leído libros tiernos (Mi niña veneno en el jardín de las baladas del recuerdo), sesudos (El ser y la nada), futuristas (Neuromante), a medida (Las Catilinarias), cronistas (Estambul) y algunos que merecen llamarse joyas (Fantasmas de lo nuevo).

bookHay un libro al que siempre vuelvo porque me parece que encierra una sabiduría especial y trae calma al espíritu: Un amigo de Kafka, de Isaac Bashevis Singer.

Si bien no estudié Literatura, creo que mis libros serán una herencia interesante para mis sobrinos.  Podrían significar una pausa en un mundo que cada vez va más rápido y los relatos que en ellos encuentren podrían traerles alivio o, quién sabe, alguna clave para hallar la respuesta a sus problemas. El espacio no deja de ser un problema para almacenarlos, pero vale la pena intentarlo. Dice Ivan Klíma que “de los libros se puede afirmar lo mismo que de todos aquellos objetos cuya cantidad sobrepasa la medida de lo soportable: ya sean los coches en la calle, los vestidos en el ropero o las estrellas en el cielo. Estos amigos, que hemos acariciado alegremente con la mirada, se transforman en enemigos que intentan enterrarnos bajo su peso”.

No puedo negar que la lectura de diversos géneros y estilos ha ayudado a mi formación como correctora de textos, pero considero que la mayor importancia que le doy a la lectura sigue siendo el disfrute. Aquel que brinda la evasión y el conocimiento de otras realidades. Creo además que los lectores tendemos a elegir lo que necesitamos o necesitaremos leer y que, como afirma Fuguet, “tus autores son aquellos con los que te topaste cuando necesitabas leer para sobrevivir, que releíste cuando te diste cuenta que tú también deseabas escribir”.